Hoy la Luna está completamente llena… y se asoma a la ventana del cuarto donde escribo este nuevo post… las luces apagadas, el aire combinado de frescura y ese olor a mar.

Las nubes pasan cubriendo aquel faro natural de cada 27 días y unos 3 pa’ disfrutar…

30 ºC Marca el termómetro en la pantalla de mi lap, curiosamente bautizada con el mismo nombre de aquella perla celestial.

A ratos me acuesto de espaldas para ver mejor el panorama y cuando absorbo suficiente paz, vuelvo a escribir un poco más.

A veces volvemos a los problemas, las personas y todas esas cosas que nos suelen estresar, en una cosa habitual…

Y otras tantas veces nos olvidamos de las cosas tan sencillas que nos hacen suspirar…

Mayo… es el mes que marca el calendario y mi memoria me invita a recordar… pero hoy no quiero pensar, simplemente disfrutar de una noche tan calmada que ni una voz se hace notar.

La luna vuela más y más, huyendo para que mi vista no la pueda alcanzar, sonrio y suspiro por aquel juego divertido que duró solo unos minutos y hoy lo plasmo en este escrito.

Anuncios